ALTAMIRANO Y LA NAVIDAD EN LAS MONTAÑAS

Ignacio Manuel Altamirano nació en Tixtla de Guerrero, Guerrero, el 13 de noviembre de 1834 y falleció en San Remo, Italia, el 13 de febrero de 1893. Fue un gran educador. Liberal puro, ahora diríamos fundamentalista, fue sin embargo conciliador y tras la caída del imperio de Maximiliano fundó “El Renacimiento,” una revista literaria en la que escribieron tanto liberales como conservadores.


Hijo de Francisco Altamirano y Juana Gertrudis Basilio, desde niño hablaba náhuatl y español. Su familia estaba muy lejos de la pobreza que después la Ley Lerdo provocó al quitar las tierras a las comunidades indígenas. A pesar de que la recién promulgada Constitución de 1824 abolió las diferencias entre españoles, indígenas y castas, en su poblado natal aún existían la “escuela de indios” donde los niños asistían para aprender a leer y el catecismo y la “escuela de niños de razón,” es decir los hijos de españoles, de criollos y de mestizos ricos, donde aprendían a leer y escribir, las cuatro operaciones aritméticas fundamentales, algo de gramática y catecismo. Asistir a la segunda hizo que Ignacio Manuel pudiera seguir estudiando hasta llegar al Instituto Literario gracias a que pudo aprovechar una beca de las creadas por el gobernador del estado, Mariano Riva Palacio, a iniciativa de Ignacio Ramírez El Nigromante, de quien fue discípulo.
Para estudiar, llegó a Toluca en compañía de su papa, tras dos semanas de caminata desde Tixtla. Acusado de rebelde en la escuela, a los tres años y medio abandonó las aulas. Para mantenerse, entró como maestro de francés a una escuela privada. Gracias a la generosidad del terrateniente peninsular Luis Rovelo estudió Derecho en el Colegio de San Juan de Letrán. Quizá su difícil experiencia, hizo que cuando ya era encumbrado político, fundador de varias escuelas para dar oportunidad de estudio a quienes quisieran.


Diplomático al final de su carrera política, tras haber sido tres veces diputado en el Congreso de la Unión, procurador general de la República, fiscal, magistrado, presidente de la Suprema Corte y oficial mayor del Ministerio de Fomento. Fue maestro en la Escuela Nacional Preparatoria y eterno luchador a favor de una primaria laica gratuita y obligatoria. Periodista y escritor, su segunda novela, La Navidad en las Montañas, fue publicada en 1872. En ella se reflejan las costumbres y el espíritu romántico de su época. Ha tenido multiples ediciones y hasta la fecha se encuentra en las cada vez peor surtidas librerías.


En Internet puede leerse gratuitamente, digitalizada por la Universidad Autónoma de Nuevo de su quinta edición o en la versión digital de Wikisource.com Ligas en las respectivas imágenes.

SOR JUANA Y SUS VILLANCICOS

Sor Juana, nacida Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana (1648-1695) es una escritora del barroco novohispano. Es una poeta lírica, es decir, en sus versos transmite sus sentimientos, emociones y sensaciones personales respecto a una persona u objeto de inspiración. De su pluma barroca, además de poesía, salen también escritos en prosa y obras de teatro.

Sor Juana por Miguel Cabrera. El cuadro está en el Castillo de Chapultepec. Fuente de la imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Sor_Juana_In%C3%A9s_de_la_Cruz

Tiene 13 años cuando llega al trono Carlos II “el hechizado”, el último de los reyes de la dinastía Habsburgo, cuya incapacidad física y mental provoca muchos problemas en Nueva España y agudiza las diferencias entre el español de la península o gachupín y el español americano o criollo. Esas diferencias insalvables, hacen de Sor Juana una criolla novohispana. Como los criollos cultos de su época, domina tres idiomas: el español, entonces castellano; el latín y el náhuatl.

Sor Juana es autora de varios villancicos, que en el siglo XVII es una forma musical y poética muy popular. De vieja data, sus manifestaciones iniciales aparecen en las cancioncillas mozárabes en la España del siglo XI. Es posible que su nombre se refiera a que son composiciones de naturaleza popular, cantadas por los villanos, como entonces se conocen a los habitantes de las villas. Aunque originalmente tenían diversas temáticas, en tiempos de Sor Juana ya empiezan a ser canciones religiosas. Hoy en día son sólo navideñas.

Como se sabe, Sor Juana enfrenta el juicio de la Inquisición. Parte de su obra se conoce gracias al entonces futuro obispo de Yucatán, Juan Ignacio María de Castorena Ursúa y Goyeneche, quien para salvarla de la hoguera, la saca de Nueva España y se la lleva consigo a España donde edita y prologa Fama y Obras Póstumas del Fénix de México. Logra publicarla en 1700 gracias al permiso de la segunda esposa de Carlos II, la reina consorte Mariana de Neoburgo, partidaria de que el archiduque Carlos de Austria sea el heredero de la corona de su marido y no el futuro Felipe V.

Otras obras de Sor Juana, como los villancicos, van a dar a Sudamérica, en especial a Sucre, la capital del departamento boliviano de Chuquisaca. A medida que avanzan las investigaciones sobre sus obras, se ha visto que algunos fueron atribuídos a ella, aunque no lo son; otros se pierden en la música de autores que no le dan reconocimiento y unos más tienen música de compositores bolivianos, como se puede apreciar en Youtube, donde hay varios villancicos de Sor Juana. Una selección interesante, acompañada de videos y explicaciones, se debe al músico virreinal y youtuber Enrique Guerrero.

THE SIMPSONS


El pasado 17 de diciembre “Los Simpsons” cumplieron 30 años. La serie estadounidense creada por Matt Groening para Fox Broadcasting Company inicia su temporada 31.

La familia reunida frente al televisor. Fuente de la imagen: http://www.rtve.es/noticias/20151123/historia-simpson-primera-vez-orden-cronologico/1257640.shtml


La serie suele dividir a quienes la ven en dos: los que les gustan y los que la detestan. Es todo un estudio sociológico de la sociedad estadounidense contemporánea.

JÓVENES EXTRANJEROS EN EL COMERCIO MEXICANO

En el Porfiriato, México se acostumbra al crecimiento, a la inversión y a ver extranjeros trabajando en el comercio que aumenta día con día. Pronto las jóvenes visitan las tiendas buscando hacer amistad con sus dependientes y cada nacionalidad goza de una diferente fama, según su comportamiento en general.


Aunque las tiendas francesas suelen ser las más atractivas por su mercancía, no son buen lugar para buscar marido: sus empleados hablan bien español, pero los “calicots”, como se les llama, no se casan hasta que ganan lo suficiente para establecerse bien, es decir durante los siguientes 20 o 30 años a partir de que llegan a México.

Trabajan en el negocio durante el día y sólo salen a pasar un rato en las noches y los días de fiesta. Son trabajadores, honrados y sencillos. Algunos suelen leer algo, pero la mayoría no. Conservan mucho del negocio, de su trabajo y, si son recién llegados, de lo difícil que es el sistema monetario mexicano, con sus reales de a ocho, sus tlacos y sus pilones, cuando el sistema monetario decimal, creado en su patria es tan sencillo de manejar.

Los franceses suelen esperar para casarse y si no se regresan a Francia a hacerlo, se casan en México con jóvenes de la colonia, aunque ellos sean muchos años mayores que ellas.

En muchas ciudades, además de la capital, hay comercios franceses pues han hecho toda una red. Suelen tener el mismo nombre del almacén de mayoreo que los surte, por ejemplo Las fábricas de Francia.

Los dueños son diferentes a los de las Fábricas de Francia del Portal de las Flores de la Ciudad de México, donde se surten, pero sus empleados son tan franceses como ellos. Fuente de la imagen:https://books.openedition.org/cemca/4072


Los españoles tampoco suelen ser buen partido, porque gustan de casarse con las hijas del dueño del negocio, para a la larga quedarse con él. Claro, si el dueño no tiene hijas y en cambio el papá de la joven es español y tiene un buen negocio, ella se convierte en buen candidato para casarse, pues a la larga la pareja podrá quedarse con el negocio. Después de todo la idea de casarse por amor, realmente es exótica.

El casino español y sastrerías acostumraas  Fuente de la imagen: http://cdmxtravel.com/…/el-majestuoso-casino-espanol-de…


Los mejores partidos, para quienes gustan de casarse con extranjeros, son los alemanes. Sus mercancías son menos atractivas para una mujer, pues venden productos químicos y ferretería, pero hay muchos en los comercios de toda la ciudad, pues suelen ser oficinistas. Son confiables y buenos para las cuentas, así que los mandan al área de escritorio, es decir a la que otorga crédito como negocio, antes de que los bancos abran sus puertas en la Ciudad. Tienen fama de inteligencia e ilustración superiores a los otros jóvenes. Buscan a una mexicana para casarse. Muy pronto hacen fortuna y llegan a ocupar los principales puestos del comercio.

Ferretería, química, comercio y crédito, actividades alemanas en el México de entonces.

El Portal de las Flores

El Portal de las Flores en el Zócalo de la Ciudad de México no existe desde 1936. En su lugar está el edificio “gemelo” del Gobierno de la Ciudad y la primera parte de la Avenida Veinte de Noviembre, la que permite que Catedral luzca desde lejos con todo su esplendor y cuya apertura, precisamente, acabó con el histórico lugar, donde en el México independiente del siglo XIX se desarrolló parte importante del comercio francés en el país

A raíz de la independencia, México dejó de ser la Nueva España cerrada a la posibilidad de que vinieran inversionistas de otras nacionalidades, además de los españoles. De inmediato llegaron los franceses, en especial los barcelonnettes. Los hermanos Arnaud  pusieron su local, Las Siete Puertas, frente al mercado El Volador. Fue el primer almacén de novedades del país.

Pronto hicieron venir a otros franceses y crecieron como comerciantes. Organizaron tras de sí toda una red de negocios, incluida una red bancaria que les permitió financiar las tiendas en México, traer artículos de Francia y hacer que los comerciantes retirados dejaran aquí su capital y parte de las utilidades y recibieran el resto de las mismas, lo suficiente para vivir espléndidamente en Francia el resto de sus días.

Esa red de negocios permitió que los comerciantes franceses se desarrollaran a pesar de la inestabilidad sociopolítica que existía en el país, un México que no había vuelto a construir caminos desde la independencia, en el que sus viejos caminos estaban infestados de bandidos y a los que nadie daba mantenimiento. Con ese difícil trasfondo los franceses organizaron su red de comercio, que surtía de mayoreo a los hacendados y que hacía que los agentes de los respectivos almacenes tomaran hasta un año en recorrer su ruta para tomar pedidos. Ese recorrido que en parte hacían en recuas, como arrieros, era enviado a la Ciudad de México con un mensajero, quien se encargaba de que la tienda lo surtiera y lo enviara en otras recuas. Las mal afamadas tiendas de raya eran las destinatarias y aunque los prejuicios generalizados sobre ellas nos hacen pensar que eran la cima de la explotación, los hacendados procuraban tenerlas bien surtidas para atraer a buenos trabajadores. Ir a comprar las cosas de consumo básico a lugares lejanos a las haciendas, era prácticamente imposible, muy caro y peligroso para la mayoría de la gente.

Así, al satisfacer una necesidad de llevar desde productos de uso cotidiano hasta artículos de gran lujo para las familias de élite locales, los almacenes franceses crecieron. Pronto se dieron cuenta de que abrir una tienda de menudeo en la Ciudad de México era una excelente idea, pues era un excelente aparador para los clientes de mayoreo y un medio de hacer de las familias de la urbe una clientela de nuevo tipo.

El camino que los barcelonnettes usaban para llegar a la cima del comercio era claro: de jóvenes, alguno de los comercios los hacía venir. Les daba casa y comida en la parte alta de la tienda y, durante el primer año, no les pagaba sueldo para que cubriera el precio del boleto por haberlo traído en barco desde Francia. Desde luego, sí recibía su botella de vino el 14 de julio, en Navidad y en Año Nuevo. Era un sistema muy cómodo para todos, pues sus necesidades estaban cubiertas y el joven recién llegado, además de hacer labores de limpieza en las tiendas y ayudar a empacar el mayoreo, tenía la obligación de aprender tanto el sistema monetario mexicano, que era octaval como en la Colonia, y español. Para los jóvenes venidos del país que creó el sistema decimal durante la revolución francesa, el entender las monedas mexicanas era todo un reto, pero una vez aprendido, el joven ascendía en la escala del comercio y paraba al nivel que cada quien quería o en la cima.

Con ese sistema de vivir en la tienda, los jóvenes franceses no se casaban, hasta que a sus 40 años de edad, estaban listos para retirarse, regresar a Francia y algún día dejar que sus vástagos regresaran al comercio que era ya de algún sobrino o de alguien de la comunidad. La flor y nata del comercio francés en México está instalada en el Portal de la Flores a donde, en 1848, Edouard Gassier hace venir a sus sobrinos, Aimé y Víctor. Son hijos de su hermano, el fundador del Banque Gassier en Barcelonnette.

Llegan cuando las tropas estadounidenses abandonan la capital y México firma con EEUU el Tratado de Guadalupe Hidalgo. La siguiente década seguirá siendo de inestabilidad y violencia. Entre 1848 y 1858, hay 9 gobiernos, sucedidos por 7 gobiernos Conservadores que uno a uno se disputan el poder con el Presidente Liberal Benito Juárez. Las luchas se manifiestan en detalles: los Conservadores celebran la Independencia el 27 de septiembre y hacen sonar las campanas dándoles el giro completo. Los Liberales celebran la Independencia el 16 de septiembre y tocan las campanas con la soga del badajo.

En el ínterin, en 1850, tras dos años de aprendizaje con su tío, Víctor Gassier abre su negocio en el Portal de las Flores. Lo llama Las Fábricas de Francia, nombre que ahora usan tiendas del grupo de Liverpool, pero de donde salieron todos los comerciantes franceses de la época. En 1860 Víctor Gassier se asocia con Alexander Reynaud  y su razón social se convierte en Gassier y Reynaud. La tienda o cajón, como se le llama en esa época, sigue llamándose Las Fábricas de Francia. Ideológicamente más cercanos a los Liberales, no están a favor de la Intervención Francesa, iniciada en 1860, ni apoyan, ni combaten al Imperio que, objetivamente los favorece al comunicar regularmente a México con Europa:

En primer lugar, se creó una línea de buques entre Saint-Nazaire y Veracruz para las incesantes relaciones de ambos ejércitos. Antes, los barcos sólo se encargaban de dar servicio a los dépeches (enviados para informar) y a los viajeros. El progreso de la marina a vapor les permitió reducir, tanto el tiempo para transportar las mercancías cuanto el capital utilizado. De esta manera, aumentaron los pedidos de la industria francesa. [i]

El 14 de abril de 1862, el elegante buque La Louisiane zarpa de Saint-Nazaire e inaugura la primera línea mercante Francia-Caribe-México. Poco después botan a su gemelo, La Florida. Ambos paquebotes enlazan Saint-Nazaire y Veracruz con escalas en Fort-de-France, Martinica, y en Santiago, Cuba. Desde entonces hay una salida mensual de la Compagnie Générale Transatlantique, propietaria de los barcos y de la concesión, lo que facilita la emigración de los barcelonnettes, El Portal de las Flores, sinónimo de comercios buenos, ve a sus dueños crecer.

Al abrir la Avenida Veinte de Noviembre, caen el Portal de las Flores y Liverpool en la primera manzana. La tienda al fin hace realidad sus sueños de modernizar sus instalaciones, en las que instala la primera escalera eléctrica de la ciudad, y varios años después el edificio anexo al tradicional de la diputación, dota al gobierno de la Ciudad de México de dos construcciones para albergar sus oficinas.

HERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, MOCH COUOH, CHAMPOTÓN Y CHILAM BALAM

Solemos leer que el conquistador español Francisco Hernández de Córdoba (1475-1517) fue herido en Champotón y de regreso a Cuba dio tal vuelta que fue a dar a Florida, para finalmente alcanzar la isla, donde tenia una encomienda, a la que llegó para morir a consecuencia de las heridas que le infringieron los mayas de esa población campechana.
Efectivamente, el descubridor de la península de Yucatán navegó pegado al litoral (navegación de cabotaje) de Isla Mujeres y Cabo Catoche hasta Campeche, donde él y su gente fueron bien recibidos. Ahí se aprovisionaron de agua y se reembarcaron, pero no cerrar correctamente sus contenedores, cuando un Norte sorprendió a sus embarcaciones, tuvieron que volver a tierra un poco más de agua al sur en un lugar probablemente llamado Chakán Putum, al que le pusieron Champotón.
Cuando desembarcaron, quizá el 2 de abril de 1517, quizá el 5, el cacique Moch Couoh les indicó que se retiraran y ante su negativa, los atacó. La derrota pasó a la historia como “Mala pelea.” Murieron en batalla la mitad de los 110 miembros de la expedición y el resto fue herido, el propio Hernández de Córdoba incluido, pues al haber sido identificado como el jefe, fue el blanco de más de 30 flechas.


Los sobrevivientes llegaron al mar como pudieron, subieron a sus naves y el piloto Antón de Alaminos, quien había sido grumete en el 2º y 3º viajes de Colón y miembro de la expedición a Florida de Juan Ponce de León, se fue hacia esa península con la certeza de aquí encontrarían agua, pero no fue así, lo que encontraron fue el ataque de los nativos, en el que fueron heridos Alaminos y otro ilustre miembro de la tripulación: Bernal Díaz del Castillo.
Los españoles regresaron como pudieron a Cuba. Hernández de Córdoba se fue a su encomienda. La mayoría de los historiadores dice que murió en 10 días, pero otros, con Fray Bartolomé de las Casas a la cabeza, dicen que en 1518 ya había sanado y estaba en pleito con el gobernador Diego Velázquez de Cuellar, quien se atribuía el mérito del descubrimiento de Yucatán.
Si se sabe poco de Hernández de Córdoba, se sabe menos de Moch Couoh, el vencedor de la “Mala pelea”, salvo que era aguerrido, valiente y que murió en 1518 en otra guerra, la segunda librada contra exploradores españoles, esta vez encabezados por Juan de Grijalva, quienes ganaron.
Moch Couoh era cacique de los Couch, el grupo maya que subió desde el Petén, Guatemala a la península de Yucatán. Estuvieron varios siglos en conflicto con los Iztá, también emigrantes del Petén, fundadores de Chichén Itzá y otras importantes ciudades que hoy son ruinas arqueológicas. En 1607 los españoles finalmente lograron imponerse.
Esos pueblos mayas fueron los primeros en enfrentarse a los españoles y los últimos en ser conquistados.

Fuente de la imagen: Wikipedia en español


El antropólogo e historiador estadounidense Ralph Loveland Roys (1879-1965), reconocido como mayista de la peninsula de Yucatán y traductor al inglés del Chilam Balam de Chumayel (1932), definió los cacicazgos de la península en tiempos de Moch Couoh. Los libros de Chilam Balam  relatan hechos y circunstancias históricas de la civilización maya. De autores anónimos fueron escritos en maya, durante los siglos XVI y XVII, por órdenes de los españoles, para sustituir a los códices mayas destruidos poco después de la conquista. Son fuente importante el conocimiento de los mayas precolombinos sobre todo en lo que se refiere a su religión, historia, costumbres, herbolaria y astronomía.

Hay Chilam Balam de varias poblaciones. Wikipedia enlista como los más importantes los siguientes.
Chilam Balam de Chumayel, el más completo y el que tiene más traducciones, entre ellas las realizadas por Ralph L. Roys, al inglés; por Peret y Le Clézio al francés y por Antonio Mediz Bolio al español.
Chilam Balam; de Kaua,
Chilam Balam de Ixil
Chilam Balam de Maní
Chilam Balam de Nah , sobre la herbolaria maya. Contiene material médico que fue traducido por Ralph L. Roys al inglés y publicado en 1931
Chilam Balam de Tekax
Chilam Balam de Tizimín
Chilam Balam de Tusik
Chilam Balam de Yaxkukul

FOTO POCO CONOCIDA DEL PRESIDENTE CÁRDENAS

Lázaro Cárdenas del Río (1895-1970) fue presidente de México de 1935 a 1940. En abril de 1936 tuvo la habilidad de “deshacerse” del Jefe Máximo de la Revolución, Plutarco Elías Calles , en una maniobra secreta, que hizo que el expresidente y sus políticos más allegados fueran sustraídos sorpresivamente de sus domicilios y exiliados.
Cárdenas hizo la reforma agraria, es decir, repartió muchas haciendas a los campesinos, se enfrentó con el entonces llamado Grupo Monterrey, nacionalizó el petróleo y transformó el Partido Nacional Revolucionario (PNR) de Calles, que estaba organzado como confederación de partidos, en el PRM, Partido de la Revolución Mexicana, en el que esos partidos fueron reorganizados en cuatro sectores: el Popular (burócratas y clase media), Obrero, Campesino y el Militar.

Posteriormente, en el cambio de sexenio de Ávila Camacho a Miguel Alemán, desapareció el sector militar. Sus miembros se integraron al sector popular y el PRM se transformó en PRI.

En el grupo que sus hijos y nietos hicieron en honor del pintor y General de División Ignacio M. Beteta en Facebook, encontré este interesante foto, que nunca había visto y que habla de las tendencias civilistas del General Cárdenas, rodeado de sus militares de alto rango, pero vestido de civil.


En México postrevolucionario fue una constante entre los presidentes militares el profesionalizar al ejército y lograr que ocupara un lugar clave, no protagónico, en el sistema político. Esta foto es una muestra de ello.

Dice la fuente de la fotografía: “el Presidente Cárdenas flanqueado a su izquierda por el en aquel entonces Coronel de Caballería Ignacio M. Beteta, su Jefe de Ayudantes (hoy Jefe del Estado Mayor Presidencial)” http://bit.ly/2LxBDZ1

El Cristo del Cerro del Cubilete

Fuente de la imagen: Un paseo por el pasado de México grupo de Facebook. https://www.facebook.com/groups/545101568990286/?multi_permalinks=1449531435213957&notif_id=1575867132457039&notif_t=group_highlights

Encontré esta maravillosa foto del Cerro del Cubilete en el grupo de Facebook “Un paseo por el pasado de México.” El cerro y la campiña que se ve a sus pies están en el municipio de Silao, en Guanajuato. De acuerdo con ciertos cálculos es el centro exacto del territorio del país. Con aspecto de cubilete antes de ser construido, es la única elevación de la zona.
Uno de los episodios más sangrientos de la larga lucha que se dio entre la Iglesia y el gobierno mexicano tuvo como escenario justamente el Cubilete donde en los 1920s se iba a construir una iglesia dedicada a Cristo Rey.
Hay que recordar que la revolución mexicana inició en 1910 y terminó en 1921, cuando Álvaro Obregón asumió la presidencia, pero su secuela de lucha religiosa, fue una terrible secuela iniciada porque la Constitución de 1917 negaba personalidad jurídica a las iglesias.
En 1921 un atentado pretendió destruir el cuadro de la Virgen de Guadalupe, en la Basílica. Fracasó, pero aumentó terriblemente la tensión.
El 11 de febrero de 1923 el nuncio apostólico, monseñor Ernesto E. Filippi puso la primera piedra del monumento y por ser extranjero y hacer una manifestación religiosa pública fue expulsado del país. Eso avivó el encono entre el gobierno y los católicos.
Terminado el cuatrienio de Obregón, su sucesor, el presidente Plutarco Elías Calles tuvo una peores relaciones: en 1925, con el patriarca Pérez, trató de hacer una iglesia católica. apostólica mexicana, misma que no logró tener seguidores.
En 1926 comenzó la guerra civil, la Cristiada, precisamente por el Cristo de la montaña, que dio lugar al grito de Viva Cristo Rey.
En 1928, el gobierno bombardeó el Cubilete y destruyó la iglesia ahí construida.
En 1929 Emilio Portes Gil, presidente interino, logró terminar la guera.
En 1940 se realizó la construcción del templo actual, que tanto luce en la fotografía.

EL REGALISMO

El regalismo es uno de los conceptos más complicados de nuestra historia Colonial, que tuvo implicaciones en el México independiente y que hoy es muy lejano a nosotros, pero nos ayuda a entender muchas cosas.

La primera dificultad para entender el término es que regalismo es una palabra que se deriva del término regalía (royalty) que la RAE, define como la “participación en los ingresos o cantidad fija que se paga al propietario de un derecho a cambio del permiso para ejercerlo”. Generalmente, es un pago que se efectúa al titular de los derechos de un conocimiento aplicado, del saber hacer o know-how a cambio de quien los paga pueda usarlos o explotarlos comercialmente, Por ejemplo, los derechos de autor, patentes, marcas o a cambio poder usarlos o explotarlos. También es el pago que se le hace al Estado por el uso o extracción de ciertos recursos naturales, por lo general no renovables.

Sin embargo, hay otro significado de la palabra regalías que ya no usamos: su etimología es diferente: viene de ius regale, es decir prerrogativa del rey o sea es un derecho inherente y exclusivo del poder soberano del rey.

A partir de la Edad Media y sobre todo en el siglo XVIII, el de la Ilustración, sólo el Papa podiía discutir con el Rey sobre quién era más poderoso y tenia más prerrogativas: el representante de Dios en la Tierra (el Papa) o aquel que había sido elegido por Dios para gobernar (el rey).

Carlos III ejerció el regalismo al expulsar a los jesuitas de sus reinos. Fuente de la imagen: Wikipedia

Cuando Carlos III de Borbón era rey de España las relaciones entre la Corona y el Papado eran muy tirantes: su majestad era regalista y así lo demostró cuando hizo lo necesario para restarle poder a la Iglesia: expulsó a los jesuitas, de todos sus reinos, prohibió la apertura de nuevos conventos a todas las órdenes religiosas, privilegió al clero secular (el cura de la esquina) sobre el regular (las órdenes religiosas) y obligó al alto clero a financiar sus deudas (vales reales).

Además de los problemas que significó para la Nueva España la expulsión de los jesuitas en 1767, a raíz de la independencia y de la caída del imperio de Iturbide en 1823, la discusión sobre cómo debía ser el Estado mexicano se convirtió en causa de una guerra civil casi permanente. ¿El gobierno debería heredar un estatus superior a la Iglesia, ya que al ser república no tenia un privilegio de rey? ¿La Iglesia y el gobierno debían estar a la misma altura? ¿El gobierno debía supeditarse al poder temporal de la Iglesia?

Los liberales hicieron todo lo posible por minar el poder del clero católico en México. La primera reforma liberal de Valentín Gómez Farías (1833-34) y la segunda de Benito Juárez y los de la Reforma (1856-1860) actuaron en ese sentido.

Por otro lado, tanto en México como en España, las relaciones entre el gobierno y la Iglesia fueron muy conflictivas. En ambos lados, el patrimonio del clero fue mermado y sus funciones de control de la sociedad pasaron al Estado, en especial el registro de población, que se volvió registro civil al dejar de ser eclesiástico; la escuela, con nuevos plantes laicos; la salud, con centros civiles, los campo santos con los panteones, para dar ejemplos.

Maximiliano fue regalista, de espíritu europeo, creía en la libertad de cultos y en poner límites al poder de la Iglesia, lo que lo enfrentó con la propia organización y con los conservadores. Fuente de la imagen: Wikipedia.

En 1864 llegó Maximiliano para establecer su imperio, traído por los conservadores y enviado por los franceses de Napoleón III. Traía la encomienda clara del Papa de regresar a la Iglesia los bienes afectados por la Ley Lerdo y luego por la Ley Juárez y a los indios las tierras de sus comunidades, pero por alguna razón no lo hizo. ¿Sería que Maximiliano era regalista, no liberal?

TABACO

¿Sabían que hubo una gran época en la que fumar cigarros (puros) era muy bien visto y producirlos tan buen negocio que a mediados del siglo XVIII Carlos III lo estancó, es decir lo hizo un monopolio estatal, en los distintos lugares donde se producía, desde Nueva España (México) hasta Paraguay?


Desde el siglo XVI, recién llegados, los españoles se aficionaron al tabaco que con tanto placer fumaban los pueblos originarios de distintas partes de América. Su producción y elaboración en forma de cigarros, pasta y polvo fue un excelente negocio hasta finales del siglo XX. Hoy, a pesar del rechazo en muchos sectores de la población mundial, mucha gente sigue fumando, sobre todo cigarrillos, y disfrutándolo.


Carlos III convirtió al estanco del tabaco en uno de los soportes básicos de la Hacienda española. En la metrópoli su manejo estaba estancado desde el siglo anterior y hace poco se hizo un estudio sobre el papel de las islas Canarias en los intercambios de tabaco de la época colonial, a lo largo de la Carrera de Indias, como se llamaba al comercio y la navegación de España con sus colonias.

El tabaco era un elemento importante de la Carrera de las Indias, como se le llamaba a todo el proceso comercial de España con sus Colonias. Fuente de la imagen: Wikipedia


Hoy algunos países, como Cuba, siguen siendo importantes productores de cigarros. Desde el siglo XIX con la invención de la máquina para hacer cigarrillos, los principales productores fueron países y colonias anglo parlantes, que desplazaron a España y sus ex colonias del primer lugar. Ernesto Pugibet trajo a México dicha máquina y la utilizó en su fábrica de cigarros y cigarrillos El Buen Tono.


En México independiente y sobre todo en el Porfiriato, las fábricas de cigarros fueron de los primeros sitios para obreras. Las cigarreras de Orizaba fueron bastante aguerridas en la Revolución.

Además de sus hojas, que es de donde se obtiene el tabaco, la planta, Nicotiana, es muy apreciada por los floristas quienes hacen con ella bellos arreglos.