Un daño irreparable

­­

Dra. Laurie Ann Ximénez-Fyvie. Un daño irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México. México, Planeta, libro-e. 202 p.

Comentario: Luz Ma. Silva

Tres cuartas partes del libro son un largo y cuidadoso análisis de la gestión de la pandemia en México y el mundo, donde muestra que hubo -y hay- gobiernos de países más pobres que México, como Vietnam o los del África Sudsahariana que mantuvieron controlado el primer brote de COVIT y ahora, en el segundo, lo siguen haciendo, y que otros como el Reino Unido, Italia y Suecia supieron dar marcha atrás y modificar su estrategia frente a la pandemia.

En cambio, México no: sus autoridades optaron por sostener la economía, a costa de la muerte de mucha gente, y a la postre ni se sostiene la economía ni hay una gestión eficaz de la pandemia. En palabras de la autora: “El apuro del gobierno por «reactivar la economía» es tal, que ofrece como sacrificio la vida de una gran porción del pueblo al que representa.”

El libro es de lectura fácil, texto fluido, letra grande, datos interesantes en los que respecto a nuestro país claramente señala culpables y culpas, pero siendo una persona enterada, una experta en el tema del COVID, del que es sobreviviente, lo que me interesa en esta nota es trasmitir sus recomendaciones, para invitar a que todos hagamos lo que esté en nuestra mano para detener la pandemia.

Hay cosas que sólo puede hacer el gobierno, pero pedir, suplicar u obligar a quienes nos rodean a usar correctamente el cubrebocas, sí está a nuestro alcance, como lo está al de los países pobres africanos, que saben de epidemias, y que con esa simple medida han tenido al COVID bajo control.

Los textos son de la autora, sólo los entresaqué. Mis comentarios están entre paréntesis en verde y los subtítulos son míos.

Lo que tiene que hacer el gobierno

1. Identificar a la población infectada y sus contactos asintomáticos por medio de pruebas PCR.

2. Disponer de forma masiva pruebas serológicas para conocer los niveles de anticuerpos y la población con inmunidad.

3. Incrementar el personal de salud para el rastreo de contactos.

4. Mantener la sana distancia y usar mascarillas. (Esto depende de nosotros, hay que hacerlo y hacer que la gente que nos rodea lo haga)

Vacunas

Las vacunas representan un avance extraordinario en la lucha contra la pandemia. Pero debemos tener claro que no son un milagro ni un remedio mágico. ¡Es muy importante que esto se entienda! Porque los políticos nos mienten manipulando hacia un lado los temas cuando creen que les favorece y hacia otro cuando les afecta.

Seguir hacia adelante

Ahora hay que mirar hacia adelante. Ya habrá tiempo para juzgar a los «expertos» y los políticos que tomaron decisiones tan equivocadas y funestas, que sin duda se basaron en consideraciones económicas y no sanitarias. Todavía se puede hacer mucho para tratar de contener la pandemia en nuestro país y minimizar el sufrimiento y la pérdida de vidas.

Las compañías farmacéuticas necesitan pasar sus vacunas por el escrutinio de la comunidad científica y publicarlo en las revistas científicas adecuadas, para entonces recibir aprobación. En este momento las vacunas que se están distribuyendo en el mundo cuentan sólo con aprobaciones para uso de emergencia; mientras continúe así, seguirán las restricciones para su distribución y compra-venta. Aquí lo que sucede es que los políticos utilizan el tema de las vacunas para decir que, de alguna manera, ellos van a proveer a su pueblo con una solución mágica a la pandemia.

Eso es una farsa: tener una vacuna es muy distinto a tener una población vacunada. Esto último requiere una sofisticada logística de meses, incluso años.

Ahora, con una vacuna, sí se puede hablar de inmunidad de rebaño; es decir, una población inmunizada por medio de la vacunación. Y se los recuerdo: se necesita que 70 % de una población esté vacunada para que esta tenga protección comunitaria contra COVID-19. ¿Cuándo ocurrirá que 70 % de los mexicanos puedan estar vacunados? La solución no va a venir rápido. Es muy probable que la meta de cobertura ocurra hasta entrado el año 2022.

Hasta entonces, seguiremos viviendo en estado de alerta por la pandemia y debemos continuar cuidándonos y protegiendo a las personas que nos rodean del contagio. Eso es lo único que realmente tenemos a nuestro alcance en este momento para evitar la propagación del virus y la muerte de las personas.

Por el momento, la vacuna en México continúa siendo un sueño a largo plazo. Esperemos que en el corto y mediano plazo comencemos a atestiguar avances que nos permitan ver una luz al final de este largo camino.

Aún no se sabe si quienes sean vacunados seguirán transmitiendo el virus. Porque una cosa es que la persona vacunada ya no padezca efectivamente la enfermedad, pero todavía falta mucho tiempo y pruebas para saber si puede o no seguir propagándola.

Medidas contra el COVID

Un uso correcto y constante del cubrebocas, la ventilación de los espacios cerrados, la distancia social, el lavado de manos, la vigilancia constante y el autoconfinamiento son, por ahora, las únicas estrategias que tenemos a nuestro alcance para disminuir la transmisión del virus. Ninguna medida que sea conducente a prevenir el contagio es exagerada en este momento. Debemos comprender su importancia e incorporarlas a nuestras rutinas diarias. Entre más de ellas adoptemos, menor es el riesgo de contraer y transmitir la enfermedad.

Ante sospecha de contagio:

• Redoblar la autovigilancia de oximetría, pulso y temperatura a cada 8 horas en lugar de cada 24. Cada medición registrada en el formulario.

• Contar los días desde el contacto sospechoso para hacer la prueba por PCR después del quinto día.

• Aislamiento domiciliario estricto.

• No olvidar esa tableta de vitamina D cada mañana después del desayuno, y ¡nada más! no automedicarse.

• Buena alimentación, mejor hidratación.

Agrego una recomendación que por ahí leí y que me parece muy lógica: NO acostarse boca arriba porque oprime el pulmón. Ayuda mucho dormir boca abajo o de lado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: