VICENTE ROCAFUERTE DIPLOMÁTICO Y PRESIDENTE

En mayo de 1829, Fernando VII envió su ejército, encabezado por el brigadier de infantería Isidro Barrada a reconquistar México presidido por Vicente Guerrero. Lo logró después de enfrentar muchos problemas, incluida la muerte de Félix María Calleja, militar de sus confianzas y antiguo virrey de Nueva España, y el fusilamiento de Agustín de Iturbide, quien alarmado e ignorante de que si regresaba tendría pena de muerte, había vuelto al país para avisar que quería invadirlo.

Poco antes del desembarco de las tropas españolas en Tampico, Vicente Rocafuerte, el primer ministro plenipotenciario de México en Gran Bretaña y artífice de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, escribió: (ortografía original)

“El mejor modo de prepararnos á defender nuestro territorio, en caso de invasión, es en efecto, combinar nuestras fuerzas con la cooperación de Colombia y Santo Domingo; la prudencia nos aconseja ponernos de acuerdo con esos gobiernos, y tenerlos gratos, para sacar de ellos las ventajas que puedan exigir los futuros acontecimientos. Santo Domingo es el terror de la isla de Cuba: aprovechemos, pues la alianza que se puede formar con Boyer para tomar una actitud amenazadora, y hacer entender á los españoles de la Habana, que si nos invaden, también serán invadidos; que si vienen á México á poner término  á la anarquía, como dicen, nosotros iremos á Cuba  poner término á la esclavitud de los negros; que si nos molestan por algún tiempo en nuestro territorio, nosotros arruinaremos el suyo para siempre, y sacaremos de ellos la venganza que merece su orgullo, su obstinación y falta de previsión.

“No son los españoles los que alarman mi patriotismo: mis inquietudes por la prosperidad de la república nacen del estado de nuestros partidos, del carácter de nuestros agitadores, de la desconfianza general que se observa por todas partes, y sobre todo, de la falta de crédito: es más difícil hacerlo revivir que aniquilar á todos los españoles.”

Lo curioso del caso es que nuestro ministro en Londres, Copenhague y Hannover, Vicente Rocafuerte y Rodríguez de Bejarano, era un acaudalado hacendado y minero ecuatoriano. Fue uno de los artifices de su país, representante de Simón Bolívar e ideólogo de las independencias hispanoamericanas. Tras viajar a EE.UU. y a Europa, ante el fracaso de las ideas de Bolívar, regresó a Ecuador en 1833 para dedicarse a sus negocios, pero pronto regresó a la política. Fue presidente de Ecuador de 1835 a 1839 y uno de los redactores de la Constitución de 1835. Progresista y republicano, dio los primeros pasos para que la educación primaria fuera gratuita y obligatoria en su país. A nivel universitario fomentó el estudio de la Medicina y desalentó el de los teólogos y los abogados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: