LOS MAYAS DE YUCATÁN EN EL SIGLO XIX

4, 1847-48 y 1855-57. Fue suegro de Justo Sierra O’Reilly y por él Justo Sierra Méndez, ministro de instrucción pública de Porfirio Díaz lleva el Mendez. Fuente de la imagen: Wikipedia

En 1861 Santiago Méndez, describió la forma de vida de los mayas en Yucatán. Algunas costumbres continúan hasta la fecha, como sucede en otras regiones indígenas del país, al margen del dinero que pueda o no tener la comunidad.

“[…] una choza de seis a siete varas de largo y tres o cuatro de ancho, que el mismo indio construye, y cuyas paredes son formadas por un cerco de palos cubiertos algunas veces con un embarro de lodo, y cobijado de guano o zacate, con una puerta que las más de las veces es hecha con un tejido de bejucos.

“Dos o tres hamacas de mecate de henequén muy groseras, un machete, acaso una coa, tal vez un hacha y más raramente una mala escopeta; un metate para moler el maíz, una olla de barro para cocerlo, otra para las legumbres y el atole, un comal para las tortillas, un cántaro para el agua, una o dos jícaras de guiro y otras tantas, medias calabazas; una banqueta tosca, circular, de media vara de diámetro, y otro tanto de alto, que así les sirve para hacer las tortillas como de mesa para comer; quince o veinte varas de manta de algodón para ropa del marido, la mujer y los hijos, de a un real la vara, si no la hila y la teje la mujer; dos o tres agujas gruesas, un poco de hilera de algodón, un sombrero de paja, unas alpargatas, un pañuelo y un ceñidor de algodón, un jabuco, un mecapal y un costal de henequén, una batea para lavar la ropa y bañarse, algunas libras de maíz que él mismo siembra, así como el chile, frijol, calabaza, camote y jícama; una cepa de plátano cuya hoja le sirve para tortear las tortillas, acaso un naranjo agrio: leña que él mismo corta en el monte para cocer sus alimentos y conservar una hoguera toda la noche en medio de su choza, y un poco de sal: he aquí cuanto necesita una familia de indios yucatecos, aun de las más acomodadas; y muchas de ellas lo pasan aún sin estas cosas, y substituyen al maíz y las legumbres, cuado no las tienen[…], frutas, raíces y plantas silvestres.”

Santiago Méndez Ibarra (1798-1872) fue gobernador de Yucatán tres veces, cuando ésta era una sola entidad. Era una época llena de luchas e inestabilidad. Gobernó intermitentemente: de 1840 a 44, de 1847 a 48 y de 1855 a 57. Además del reflejo de la lucha entre conservadores y liberales, le tocó enfrentar la primera guerra de las castas y la separación de Yucatán del territorio nacional (1841-1848), periodo que concluyó con la adhesión de la península a México.

A raíz de la independencia, la Capitanía de Yucatán formó parte de México en 1824. Fue cambiando entre ser estado y departamento, según el gobierno que estuviera en la Ciudad de México. Además de la península, en ocasiones también comprendía a Tabasco.

En 1863 se creó el estado de Campeche y en 1902 el territorio federal de Quintana Roo, hoy estado, lo que dividió en tres entidades a la península. El norte conservó el nombre de Yucatán. Hasta la fecha hay una disputa fronteriza entre las tres entidades.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: