Anita Brenner

Anita Brenner nació y murió en (Aguascalientes (1905 – 1974) no porque viviera en su ciudad natal sino porque en la que sería su última visita al rancho familiar, sufrió un accidente de tránsito.

Hanna, como le decían en casa, fue una extraordinaria conocedora de México, tanto por gusto personal como por sus estudios profesionales como antropóloga e historiadora, realizados en EE.UU., hecho que aprovechó para dar a conocer un México muy distinto y mucho más realista que los prejuicios que entonces se manejaban sobre el país.

Brenner vivió en Manhattan de 1923 a 1940, es decir en los momentos de gran crisis en las relaciones entre México y Estados Unidos por el artículo 27 de la Constitución, que, a diferencia de la de 1857, estableció que el subsuelo y sus contenidos son propiedad de la nación, no del dueño del terreno, como dice la Carta Magna del 57, que es liberal. La que aún nos rige retoma la figura colonial de que todo es propiedad del rey y el propietario, su vasallo, también es el dueño. El cambio fue sustituir al rey por la nación.

El artículo 27 provocó muchísimos problemas con los petroleros y mineros, quienes habían llegado en el porfiriato cuando la Constitución de 1857 estaba vigente, es decir, eran propietarios de minerales y petróleo. Las luchas de uno y otro lado fueron encarnizadas, sobre todo burocráticamente hablando, y se vieron aderezadas por otros conflictos: el arreglo para pagar la deuda externa, el acuerdo de indemnización por los daños a las propiedades estadounidenses durante la revolución y las expropiaciones agrícolas derivadas de la Reforma Agraria.

Parte de la lucha fue establecer la imagen ante el mundo de que México era un pueblo primitivo, pendenciero, lleno de borrachos mal vestidos de manta y descalzos o “huarachudos”. Las compañías cinematográficas que hicieron ese tipo de películas, que se distribuyeron en diversos países del orbe, fueron bloqueadas en 1923 por Álvaro Obregón. Es un ejemplo de los muchos sucesos de aquellos entonces.

La guerra Cristera (1926-1929), como buen conflicto religioso fue especialmente violento. Las fotos de los cadáveres de uno y otro bando colgando de los árboles o de los postes del telégrafo a lo largo de las líneas de algún ferrocarril le dieron la vuelta al orbe, al igual que las de múltiples fusilamientos.

Posteriormente la expropiación petrolera (1938) y las de diversas haciendas hechas por el presidente Lázaro Cárdenas ocuparon las ocho columnas de los diarios internacionales y agudizaron las tensiones entre México y EEUU.

En The Wind That Swept Mexico (El viento que barrió a México), dio su propia versión de la revolución mexicana. En Avant-Garde Art & Artists in Mexico, hay una compilación de sus artículos sobre los grandes pintores y muralistas de su época.

Marcela López Arellano publicó un libro sobre Brenner con el patrocinio de la Universidad de Aguascalientes
Marcela López Arellano publicó un libro sobre Brenner con el patrocinio de la Universidad de Aguascalientes. Fuente de la imagen: Google

En 2016 la Universidad Autónoma de Aguascalientes y el Centro de Investigación Judío de México publicaron el libro “Anita Brenner. Una escritora judía con México en el corazón”, de Marcela López Arellano.

Es una desgracia que la mayoría de la obra de Brenner esté escrita en inglés y así permanezca, sin las traducciones correspondientes. Como consuelo, vale decir que su trabajo ha sido y es objeto de exposiciones como la que el MUNAL inauguró a finales de octubre y que permanecerá hasta el 23 de febrero: Anita Brenner Luz de la Modernidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: