MEJORAS SOCIALES Y TRES PERSONAJES COLONIALES

Lucas Alamán fundó el Partido Conservador. Fue político y escritor. En su Historia de Méjico revisó parte de la Colonia y lo ocurrido hasta 1852, poco antes de morir. Imagen de Wikipedia

Entre 1849 y 1852 Lucas Alamán (1792-1853) escritor, político y empresario conservador, escribió los cinco volúmenes de su” Historia de Méjico, desde los primeros movimientos que prepararon la independencia en el año de 1808 hasta la época presente.” Comenzó su obra revisando la situación de la Nueva España en vísperas de la independencia. Fue uno de los pocos autores del siglo XIX que valoró de forma positiva la actuación española. Así, escribió:

“Fomentábanse también los adelantos de la sociedad por medio de la primera enseñanza, y por las mejoras introducidas en la clase del pueblo. En las gacetas de los primeros años de este siglo se nota el establecimiento de muchas escuelas de primeras letras en todos los barrios de la capital y en diversas poblaciones, y se ven con frecuencia los ejercicios públicos que en ellas se hacían con concurrencia de las autoridades, en los que se encuentra por la primera vez el nombre de D. Juan López Cancelada, que veremos en la serie de esta obra hacer tan señalado papel, costeando los premios en unos exámenes en Silao de la provincia de Guanajuato, y excitando con un discurso la aplicación de los niños.

“En las fábricas de tabaco se habían puesto también, para que quedasen en ellas los hijos de los que trabajaban en sus labores durante el tiempo que empleaban en estas, y en la de Méjico se había formado un banco de ahorros con el nombre de “la Concordia.” El conde de Revilla Gigedo había procurado corregir el vicio de la embriaguez, mejorando los reglamentos de las pulquerías; y remediar la desnudez del pueblo, haciendo se vistiesen los que estaban ocupados en la misma fábrica, y prohibiendo la entrada al paseo de la Alameda y otras concurrencias públicas, a los que no se presentasen decentemente vestidos, y Flon en Puebla había dictado con igual objeto otras medidas semejantes, haciendo todos reiterados esfuerzos para mejorar la condición de esta clase de la sociedad.”

Hasta aquí el texto de Alamán. Los personajes que menciona son:

Juan López Cancelada (1765-se desconoce). Fue un periodista y escritor español, nacido en Cancelada de León, muy importante en su época. Fue prácticamente olvidado.  Fue un verdadero aventurero. De joven viajó por España y hacia 1789 se trasladó a Nueva España. Entre su prolífica obra destaca “La verdad sabida y buena fe guardada, Origen de la espantosa revolución de Nueva España comenzada el 15 de septiembre de 1810.”

En 1805 se asoció con el criollo Manuel Antonio Valdés y Munguía, impresor y propietario de una empresa de coches de alquiler, dueño de la “Gazeta de México”, lo que permitió que ese periódico, casi oficial, saliera dos veces a la semana en vez de ser mensual. Era el único periódico autorizado para publicar noticias oficiales. Desde ahí se enfrentó con los editores del “Diario de México”. Tras ser expulsado de Nueva España, creó un periódico que primero llamó “El Telégrafo Americano” y luego renombró como “El Telégrafo Mexicano.”

Fue enemigo declarado de los insurgentes, del virrey Iturrigaray y de Fray Servando Teresa de Mier. Durante un tiempo cayó en desgracia, acusado de liberal. Después Fernando VII reconsideró, sobre todo cuando estaba preparando la reconquista de la Nueva España bajo el mando del general Isidro Barradas, lo que dio lugar a que López Cancelada escribiera por entregas en su periódico “El Comercio de Ambos Mundos” el  libro “Sucesos de Nueva España hasta la coronación de Iturbide” que en el 2008 publicó el Instituto Luis Mora porque “constituye una visión muy particular sobre la guerra de independencia de Nueva España.”

Según los especialistas, el virrey Revillagigedo fue el mejor que tuvo Nueva España. Fuente de la imagen: Wikipedia

El conde de Revilla Gigedo fue el 52º virrey de Nueva España, uno de los tres virreyes criollos que hubo en 300 años y el único nacido en Cuba. Se llamó Juan Vicente de Güemes Pacheco de Padilla y Horcasitas (1738-1799) y es considerado uno de los mejores virreyes de la historia novohispana. Hizo de la Ciudad de México un lugar habitable. Era insegura, maloliente y fea cuando llegó y cuando se fue era llamada “la Ciudad de los Palacios”: la dotó de desagüe, empedró las calles y les puso alumbrado público. Asimismo, organizó un servicio de limpia, puso números a las casas, embelleció parques y paseos, introdujo el servicio de coches de alquiler, el de veladores o serenos y el de la policía. Siguió una política similar en ciudades como Guadalajara, Querétaro, San Blas, Toluca y Veracruz.

Asimismo, fomentó el desarrollo agrícola, en especial la producción de algodón, modernizó el camino entre la capital y el puerto de Veracruz, subió la recaudación fiscal y organizó tanto lo que hoy es el Archivo General de la Nación, como el Museo de Historia Natural.

Preocupado por la educación, dotó a la Academia de San Carlos de grandes y destacados maestros, creó las cátedras de matemáticas aplicadas a la arquitectura, anatomía en el hospital general y la de fisiología.

El Archipiélago de Revillagigedo lleva su nombre en honor al virrey. Administrativamente pertenece al estado de Colima y está formado por las islas Roca Partida, San Benedicto, Clarión y Socorro

En su honor se les llamó Islas Revillagigedo al archipiélago de Colima, en el Pacífico y en el estado de Washington en EE.UU. hay dos islas y una bahía que llevan sus apellidos: Isla Güemes, Isla Orcas y Bahía Padilla.

Manuel de Flon (1746-1811) conde de la Cadena, en 1787 fue nombrado intendente-gobernador de Puebla, cuyo territorio iba del Golfo de México al Océano Pacífico. Fue el primero que ocupó ese cargo. Funcionario carismático, fomentó el desarrollo de la agricultura, acabó con el sistema de repartimiento, modernizó la agricultura, la minería, el comercio y la construcción de caminos, razones por las que lo admiró Lucas Alamán.

De Flon escribió un libro llamado “El crédito agrícola en el Partido de Cholula de la intendencia de Puebla en 1790” en el que hizo un diagnóstico objetivo de la situación de la agricultura en esa zona.

Seguía al frente de la Intendencia cuando fue llamado al ejército para derrotar a los insurgentes. La crueldad mostrada en la toma de Guanajuato y otros episodios de la guerra, empañó su buena fama y le granjeó el apodo de «El Chacal de los Ojos Verdes».

El 11 de enero de 1811, junto con Félix María Calleja y Manuel Emparán, al frente del ejército realista de 7 mil hombres llegó al Puente de Calderón, una construcción de mampostería hecha hacia 1670 por órdenes del entonces gobernador de Nueva Galicia Francisco Calderón y Romero. Construido en el actual municipio de Zapotlanejo, para comunicar a Guadajara con Zacatecas.

Los insurgentes tenían 10 mil hombres al mando de Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo. Tan numeroso y desordenado contingente fue pronto derrotado por los realistas, pero antes de batirse en retirada, los insurgentes reconocieron a Manuel de Flon, lo rodearon y lo mataron.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: