ALTAMIRANO Y LA NAVIDAD EN LAS MONTAÑAS

Ignacio Manuel Altamirano nació en Tixtla de Guerrero, Guerrero, el 13 de noviembre de 1834 y falleció en San Remo, Italia, el 13 de febrero de 1893. Fue un gran educador. Liberal puro, ahora diríamos fundamentalista, fue sin embargo conciliador y tras la caída del imperio de Maximiliano fundó “El Renacimiento,” una revista literaria en la que escribieron tanto liberales como conservadores.


Hijo de Francisco Altamirano y Juana Gertrudis Basilio, desde niño hablaba náhuatl y español. Su familia estaba muy lejos de la pobreza que después la Ley Lerdo provocó al quitar las tierras a las comunidades indígenas. A pesar de que la recién promulgada Constitución de 1824 abolió las diferencias entre españoles, indígenas y castas, en su poblado natal aún existían la “escuela de indios” donde los niños asistían para aprender a leer y el catecismo y la “escuela de niños de razón,” es decir los hijos de españoles, de criollos y de mestizos ricos, donde aprendían a leer y escribir, las cuatro operaciones aritméticas fundamentales, algo de gramática y catecismo. Asistir a la segunda hizo que Ignacio Manuel pudiera seguir estudiando hasta llegar al Instituto Literario gracias a que pudo aprovechar una beca de las creadas por el gobernador del estado, Mariano Riva Palacio, a iniciativa de Ignacio Ramírez El Nigromante, de quien fue discípulo.
Para estudiar, llegó a Toluca en compañía de su papa, tras dos semanas de caminata desde Tixtla. Acusado de rebelde en la escuela, a los tres años y medio abandonó las aulas. Para mantenerse, entró como maestro de francés a una escuela privada. Gracias a la generosidad del terrateniente peninsular Luis Rovelo estudió Derecho en el Colegio de San Juan de Letrán. Quizá su difícil experiencia, hizo que cuando ya era encumbrado político, fundador de varias escuelas para dar oportunidad de estudio a quienes quisieran.


Diplomático al final de su carrera política, tras haber sido tres veces diputado en el Congreso de la Unión, procurador general de la República, fiscal, magistrado, presidente de la Suprema Corte y oficial mayor del Ministerio de Fomento. Fue maestro en la Escuela Nacional Preparatoria y eterno luchador a favor de una primaria laica gratuita y obligatoria. Periodista y escritor, su segunda novela, La Navidad en las Montañas, fue publicada en 1872. En ella se reflejan las costumbres y el espíritu romántico de su época. Ha tenido multiples ediciones y hasta la fecha se encuentra en las cada vez peor surtidas librerías.


En Internet puede leerse gratuitamente, digitalizada por la Universidad Autónoma de Nuevo de su quinta edición o en la versión digital de Wikisource.com Ligas en las respectivas imágenes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: